close up of toddler boy eating

Ayudando a Su Hijo Comer Bien

Hay razones por cuales los bebes y los niños pequeños pueden ser “delicados” para comer. Seguido los padres dicen, “Le encanto la comida ayer y ahora no la toca.” ¿Por qué es eso? Sabemos que durante el primer año de vida los bebes pasan por crecimiento y desarrollo rápido. El promedio de niños de un año multiplican su peso natal por tres. Cuando niños llegan a la edad de uno o dos, sus necesidades nutricionales cambian súbitamente cuando comienzan a aumentar de peso a una frecuencia más lenta. Por eso, se necesita menos comida. Adicionalmente, los niños pequeños se mueven rápidamente y les gusta estar ocupados constantemente. El sentarse a comer no es una prioridad para ellos. Ofreciéndoles a los niños pequeños más oportunidades de comer comidas pequeñas o meriendas durante el día funciona con su agenda.

¿Cómo se puede cumplir esto?

Primero, es importante establecer buenas rutinas con su hijo. Niños crecen con los horarios consistentes por que pueden anticipar que va suceder próximamente. También, sus cuerpos pequeños necesitan comida más frecuentemente durante el día. Dándoles comidas y bocadillos saludables ayudara a mantenerlos activos. ¿Ha notado como el comportamiento de un niño se deteriora al final del día o cuando está por terminarse la mañana? Seguido el comportamiento corresponde con la necesidad del cuerpo de comida. Vemos un aumento en malos comportamientos cuando un niño ha pasado mucho tiempo sin comer. Anticipando esta necesidad y ofreciendo una merienda saludable a media mañana o al final de la tarde puede minimizar un cambio drástico en el nivel de azúcar en la sangre y como resultado reducir el comportamiento no deseable.

En adición a una buena rutina, tiene que estar atento a lo que su hijo está bebiendo entre comidas y con las comidas. Los niños seguido prefieren llenarse con el jugo o la leche porque es fácil, rápido, y accesible. En consecuencia, empiezan a reducir cuanta comida están comiendo a la vez. Pero, los niños tienen que seguir bebiendo fluidos durante el día para mantenerse hidratados, así que el agua es la mejor opción. El agua hidrata y no los llena con calorías vacías como el jugo. Es importante dar agua entre comidas y limitar jugo o leche a las horas de comer o de merienda.

¿Hay alguna manera de aumentar el consumo de comida?

Los niños son infames por querer un tipo de comida un día y luego escupirlo o evitarlo el día siguiente. Como padre tiene que pensar en el consumo semanal más que el consumo diario. Los niños hacen buen trabajo de balancear su dieta cuando se les ofrece una variedad de comida durante la semana. Otro punto clave es mantener las porciones pequeñas. Su hijo siempre puede pedir más. Las porciones grandes tienen la tendencia de abrumar el niño y empiezan a negarse a comer la comida. Ofreciendo dos opciones aceptables (por ejemplo un plátano o una manzana) a su hijo le permite usar sus propias ideas y elegir su preferencia, pero usted como el padre mantiene el control porque no está ofreciendo opciones ilimitadas. Por último, sea creativo en como presenta la comida. Simplemente cambiando la forma de un emparedado o poniendo fruta en un palo de pretzel puede animar a su pequeño a comer las comidas correctas.

Mindy Schaefer es una Patóloga de Lenguaje y Habla en Penfield Children’s Center.

Deja un comentario