portrait of sad toddler girl rubbing eyes

Como Manejar los Berrinches en Público

Los primeros años de un niño están llenos de hitos del desarrollo. Mientras los primeros pasos de un niño nos tienen corriendo por la cámara, los primeros berrinches de un niño nos tienen corriendo a las colinas. Aun peor es cuando estos berrinches suceden en público. Idealmente, la mayoría del trabajo que se hace para controlar los berrinches tomara lugar en la casa, donde es mucho más fácil ignorar un berrinche exigente o que busca atención, lejos de los ojos cuidadosos de extraños. Pero, los padres ocupados tienen lugares a donde tienen que ir, lo cual significa que es probable que en algún tiempo un berrinche suceda en un lugar menos conveniente.

Muchos padres han pasado por estos apuros en algún tiempo, pero usted puede tomar varios pasos para que suceda menos seguido. Primero, ser proactivo. Tomar viajes cortos con su hijo para practicar cómo comportarse en público puede ayudarle a su hijo acostumbrarse a las reglas cuando van de compras, comen fuera, o visitan amigos o familiares. Dejándole saber a su hijo que esperar (“Vamos a comprar huevos y leche.”), aclarando las reglas (“Quédate junto a mi…”), y estando listo para implementar una consecuencia lógica si es necesario (“…o tendrás que sentarte en el carro de compras.”) ofrecerá un buen comienzo. Involucrando a su hijo en la actividad (“Vamos a escoger unas manzanas juntos”), llevando una actividad callada para que él/ella haga en el carro de compras para que se mantengan entretenidos, y recordando que un día lleno de diligencias sin parar puede tener un efecto negativo en el humor de cualquier niño, puede reducir la probabilidad de un berrinche público.

Ahora, el momento de la verdad. Cuando un berrinche sucede en público, resista el deseo de tranquilizar a su hijo inmediatamente. El camino para que su hijo controle mejor sus emociones puede ser uno con topes, pero la consistencia puede hacer que el viaje sea mucho más rápido. De cualquier manera que usted se encarga de la situación en su casa, es la misma que se debe continuar en público. Expertos generalmente recomiendan ignorar el berrinche típico de un niño. Esta técnica de ignorar le permite espacio a su niño para practicar tranquilizarse. Permitiéndole a su hijo manejar por este proceso puede reducir el número de berrinches que se ven a través del tiempo. El asiento en frente del carro de compras es un lugar conveniente para permitir a su hijo que se tranquilice mientras que usted continúa con sus compras. Si el asiento no está disponible, un sitio cercano a usted, libre de otros consumidores o personas, funcionara. Cuando su hijo se tranquiliza, usted le puede dar otra oportunidad de caminar a su lado. Si su hijo mantiene su calma, anime su buen comportamiento.

Finalmente, debería ignorar las miradas de extraños. Lo más probable es que ellos han vivido esto con sus propios hijos. Y quien sabe, quizá hasta aprendan alguna que otra cosa.

Amy Beschta es una Consejera Familiar quien trabaja con niños, con y sin diagnósticos de salud mental, y sus familias

Deja un comentario