mother and young boy staring at each other

Comportamiento y Disciplina

La disciplina es una cosa buena. Esto es como los niños aprenden cuales comportamientos los padres quieren ver más y cuales comportamientos deberían ser evitadas. Hay unas cosas padres deberían de recordar cuando están pensando en la disciplina.

Primero, niños son seres humanos. Tienen sus propias mentes, deseos, y planes. Eso no significa que siempre tienen el mejor plan. Un adulto, ya sea una madre, un padre, un abuelo, un maestro, u otro cuidador, usualmente sabe lo que es mejor para ellos. Adultos tienen experiencia y saben porque no es buena idea escalar el refrigerador, porque es importante comer verduras en vez de galletas, y porque niños tienen que acostarse para dormir a las ocho aunque “no estén cansados.”

Niños no tienen la experiencia de la vida y la sabiduría que los adultos han acumulado atreves de los años, y eso está bien. Por eso los niños tienen padres y cuidadores.

Disciplina significa enseñar. Significa que los padres tienen que ayudar a los niños aprender cómo mantenerse fuera de problemas y hacer buenas elecciones. Padres les enseñan los valores que ellos creen ser importantes. Este es un privilegio muy especial.

Padres son la influencia más grande en sus hijos y vínculos fuertes son primeros pasos importantes en ayudar a los niños aprender que es lo correcto. Padres pueden hacer esto pasando tiempo con sus hijos, jugando juntos en el piso a su nivel, acariciándolos, dando abrazos y besos, y usando palabras para decirles que es lo que los hace especial.

Cuando niños hacen algo que no le gusta a los padres, es importante que los padres respiren profundo y traten de mantener la calma. La disciplina significa enseñar, no lastimar. Recuerde que los niños no son perfectos y que aún están formando las habilidades necesarias para ser exitosos.

Padres pueden ayudar a enseñar a los niños al responder consistentemente a sus comportamientos. Usando consecuencias consistentes para los comportamientos desafiantes es una manera muy eficaz de enseñar cuales comportamientos están bien, y cuáles no están bien. Padres deberían elegir consecuencias que son razonables, basadas en el comportamiento y la etapa del desarrollo. Por ejemplo, un tiempo de penitencia de dos minutos es una buena respuesta cuando un niño de dos años es agresivo. O quitar un juguete es buena respuesta cuando un niño se lo avienta a su hermano.

Trate de no gritarles, pegarles, dar nalgadas, o criticar a los niños. El punto no es que los niños se “sientan mal” por el comportamiento equivocado, el punto es que los niños aprendan hacer mejor. Enfóquese en seguir adelante y decir cosas como, “¡Tuvimos una mañana difícil, pero vamos a tratar de tener una buena tarde!”

Finalmente, niños quieren la atención de padres más que cualquier otra cosa. Padres deberían de tratar de poner atención a los comportamientos que quieren ver más. Un padre debería decirle a un niño, “¡Me encanta la manera que me escuchas! ¡Gracias por haber recogido! Eres un gran ayudante.” En tiempo, con el uso de palabras y acciones elegidas cuidadosamente, un niño aprenderá más y más como demostrar los comportamientos un padre quiere ver.

Joanna Love es una Consejera Profesional Licenciada que ofrece terapia en casa a familias de niños muy pequeños con problemas significantes de comportamiento e emocionales.

2 Comments

  1. LauraMc on said:

    This is a great article! My son responded really well to a moving clothes pin. We have 3 levels with a consequence. Happy face is a great day and a prize, frowny face is an uh oh – time out to think, and a crying face is another time out and lost his prize.

    He responds really well to it and it is a great reminder to stop behavior before it gets bad. When he is starting to do something we don’t approve, we warn him his clothes pin will move, 90% of the time he stops his actions and moves on.

    We also give lots of praise when he stays on happy face all day. 🙂

Deja un comentario