portrait of a smiling boy outside

Ahora Que Su Hijo Recibió el Diagnostico de Trastorno de Hiperactividad y Atención Deficiente…

Si su hijo recientemente recibió un diagnóstico del Trastorno de Hiperactividad y Atención Deficiente (en inglés se conoce como ADHD), usted podría estar pasando por muchos sentimientos ahora que son comunes y conflictivos. Podría sentir alivio al finalmente tener un motivo por unos de los comportamientos de su hijo. Quizá se preocupe de lo que pensaran los maestros u otros padres y tenga preocupaciones de “marcar” a su hijo de cierta forma. Quizá también se esté preguntando qué tipos de tratamientos son correctos para su hijo.

Primero, usted conoce a su hijo mejor que cualquier otra persona. Niños con ADHD pueden ser brillantes, creativos, y divertidos. Pueden ser amistosos, cómicos, y curiosos. Pueden crecer con talentos especiales, intereses, y habilidades, y ya están desarrollando sus propios rasgos de personalidad que los hacen especiales en su propia manera.

El cerebro de su hijo funciona de una manera muy única que podría resultar en retos específicos.

Aquí hay unas cosas que podría esperar:
• En veces se le puede olvidar las cosas a su hijo.
• Su hijo puede aparentar ser extremadamente hiperactivo en su casa y en la escuela, y se le puede hacer difícil dormir en la noche.
• Su hijo puede esforzarse mucho para seguir las reglas, pero se puede distraer y olvidar a escuchar.
• Su hijo puede ser muy listo pero tener dificultad con estar quieto lo suficiente de tiempo o concentrarse lo suficiente para hacer su tarea.
• Su hijo puede tener dificultad con los números y unas habilidades de motrices finas, como detener un lápiz y escribir con buena letra.
• Su hijo puede hacer o decir cosas impulsivas que frustran o molestan a sus compañeros.

Como padre, usted puede sentir que hay días buenos y días malos y necesitara encontrar el mejor tratamiento para su hijo. La mayoría de los niños con ADHD benefician de una combinación de medicamentos psiquiátricos y estrategias del comportamiento. Después del diagnóstico, es mejor hablar con el pediatra de su hijo para pedir un referido a una evaluación psiquiátrica.
Para ayudarle a su hijo navegar por los desafíos del ADHD, él o ella quizá necesite unas estrategias específicas del comportamiento en el hogar y la escuela.

Aquí hay unas recomendaciones:
• ¡Sea paciente! Respire profundo. Este tranquilo cuando hable con su hijo.
• Dígale a su hijo EXACTAMENTE lo que usted quiere que él o ella haga. De una instrucción a la vez. Enfóquese en lo que quiere que se haga, en vez de lo que no se debería de hacer. Por ejemplo, en vez de decir, “Deja de brincar en el sofá,” Es mejor decir, “Pon los pies en el piso,” o “Tienes que sentarte con las sentaderas en el sofá.” Sea muy específico. Pídale a su hijo que se lo repite para que sepa que él o ella estaba escuchando.
• Diseñe un cartel con muchos colores, incluyendo cuatro o cinco reglas del hogar, que su hijo pueda ver. Por ejemplo: “Usa manos gentiles” o “Sigue direcciones la primera vez que mama pida que escuches.” Tenga una junta familiar para que sus hijos sepan las reglas. Deje que su hijo decore el cartel o que dibuje imágenes que le recuerden de las reglas.
• Use consecuencias específicas y consistentes cuando se rompan las reglas del hogar. Por ejemplo, use un «tiempo solo” si su hijo es agresivo. Señale a las reglas del hogar para ser claro: “Regla número uno es no pegar. Un tiempo solo si pega.”
• Use rutinas. Si hijo beneficiara de un horario regular y predecible. Él o ella aun pueda necesitar un recordatorio, pero si su hijo sabe que esperar, será un poco más fácil. Recuérdele a él o ella de lo que sucederá el día siguiente, por ejemplo, “En unos minutos, no vamos a preparar para la escuela.”

También es importante mantener comunicación abierta con el maestro de su hijo y trabajar juntos para usar las mismas estrategias en su hogar y la escuela. Pida un reporte diario de su progreso para que pueda elogiar y dar premios por los buenos comportamientos de su hijo en la escuela.

Ayude a su hijo a aprender a reconocer cuando él o ella necesitan calmarse. Piense en una palabra o acción que será una señal. Por ejemplo, poner su mano en el hombro de su hijo puede ser una seña para él o ella que se calma y escuche. Puede ser difícil para los niños pequeños aprender a regular sus sentimientos, pero se lo puede hacer más fácil usando recordatorios gentiles.
Recuerde que tener ADHD puede ser tan frustrante para su hijo como a usted. Enfóquese en las fortalezas de su hijo. Trabaje en desarrollar la autoestima de su hijo usando palabras positivas que le demuestran lo especial que es para usted. ¡Piense en lo que su hijo hace bien! Elija actividades que le gustan a ambos y pasen tiempo de calidad juntos.

Empiece de nuevo cada día. No importa que sucedió ayer, hoy es un día para empezar de nuevo tratando de escuchar, poner atención, y seguir instrucciones.

“¿No es lindo pensar que mañana es un día nuevo que aún no tiene equivocaciones?”
-L.M. Montgomery, Anna of Green Gables

Criar a un hijo con ADHD puede ser significantemente difícil. ¿Cuáles son unas de las frustraciones comunes y las soluciones que vienen junto con este diagnóstico?

Joanna Love es una Consejera Profesional Licenciada que ofrece terapia en casa a familias de niños muy pequeños con problemas significantes del comportamiento y emoción.

Deja un comentario