Woman holding baby boy

Ayudando el Desarrollo del Habla de Su Hijo

Escuchar las primeras palabras de su hijo es una experiencia emocionante para cualquier padre. Pero, lo que muchos padres no saben, es que tan fácil puede ser enseñarle a sus hijos palabras nuevas y a usar lenguaje para comunicar lo que quieren y necesitan.

Hay muchas maneras simples de promover el desarrollo del lenguaje cuando su hijo empieza a hablar. Una de las cosas más importantes e intuitivas que usted puede hacer es hablar con su hijo durante el día. Los niños son muy buenos para imitar y empiezan a imitar las palabras que oyen usar sus padres, cuidadores, u otros miembros de la familia. Hablar con su hijo de las actividades que está haciendo le ayuda al niño a aprender el lenguaje apropiado para describir cada actividad. Incorporar lenguaje descriptivo a actividades diarias, tal como vestirse, bañarse, o comer, es una manera fácil y eficaz de ayudar a su hijo crecer su vocabulario. Puede usar las siguientes estrategias durante las actividades de su rutina diaria:
• Nombre los objetos involucrados, “Mira, ahí están tus zapatos.”
• Describa los objetos usando adjetivos, “Tus zapatos son rojos y te ayudaran a correr más rápido.”
• Explique los objetos y compare y contraste las cosas, “Este zapato es rojo y ese es azul.”
• Haga preguntas, “¿Sabes que zapato va en qué pie?”
• Pretender, “Si te pones estos zapatos correrás muy rápido.”
• Pida su opinión, “¿Quieres usar tenis o sandalias?”
• De instrucciones, “Ve por tus tenis.”

Hay muchas maneras de añadir el lenguaje a una actividad, tal como ponerse los zapatos, para expandir el vocabulario de su hijo, enseñarles frases nuevas, y añadir a las palabras/frases que ya saben a sus formas de comunicación. Cuando use esa estrategia, recuerde mantener la actividad divertida y llena de emoción. Siempre dele elogios a su hijo por intentar decir palabras nuevas, mantenga sus oraciones breves y simples, use gestos y permita el tiempo suficiente para que su hijo le responda.

Además de esa sugerencia, también puede crear oportunidades durante el día para que su hijo use lenguaje espontáneamente. Todos los niños eventualmente desarrollaran una manera de comunicar lo que quieren, y esto típicamente empieza con usar gestos y apuntar a los objetos que quieren. Use esta oportunidad para que su hijo intente a imitar palabras que no puede decir solo.
Por ejemplo: Su hijo apunta a la leche en el mostrador y gruñe. Usted sabe que quiere leche, entonces usted pregunta, “¿Qué quieres?” El niño quizá siga gruñendo y apuntado. Una respuesta apropiada seria, “Yo veo que quieres leche. Di leche.” Su hijo luego dirá “le” tratando de decir “leche.” Usted debería de responder con “si, leche. Yo te voy a servir leche. Aquí está tu leche.” En este ejemplo, usted ha reconocido lo que pidió y creo la oportunidad para que su hijo practicara una palabra nueva y aprender que la mejor manera de obtener lo que quiere es comunicarlo verbalmente. Esta técnica es una manera efectiva para que su hijo entienda la palabra deseada, aprender palabras nuevas, y mejorar su habilidad de usar lenguaje para comunicar efectivamente.
¿Usted ha encontrado una estrategia efectiva para ayudar a su hijo a crecer su vocabulario? Compártalo aquí:

Mindy Schaefer es Patóloga del Habla y Lenguaje en Penfield Children’s Center.

Deja un comentario