sister and brother yelling at each other

Como Lidiar con la Rivalidad Entre Los Hermanos

Muchas veces la rivalidad entre los hermanos es causado por las peleas entre los hermanos y hermanas para la atención de sus padres. Típicamente el inicio de la rivalidad entre los hermanos empieza un poco después del nacimiento del segundo hijo. El hijo mayor puede tener dificultad al entender que los padres ahora tienen que dividir su atención entre varios hijos, lo cual puede resultar en celos y dificultad para ajustarse a un nuevo hermano. La rivalidad entre los hermanos puede aparecerse diferentemente durante las varias etapas del desarrollo. Adicionalmente, si un hijo tiene necesidades especiales por razones médicos o del desarrollo, puede ser difícil para los hermanos entender por qué ese hijo requiere atención adicional.

Los niños tienen temperamentos diferentes. Entonces, es importante individualizar las necesidades de cada hijo. Especialmente cuando los hermanos están en diferentes edades, esto puede ser algo difícil de entender para los niños. Por ejemplo, un hijo adolescente se puede quedar despierto más tarde que un niño de edad escolar.

Aunque la rivalidad entre los hermanos es una experiencia común en los hogares con múltiples hijos, también hay beneficios al tener hermanos. Los niños con hermanos aprenden habilidades sociales como compartir, tener otro niño disponible con quien jugar, y aprender a interactuar con otros.

Aquí hay algunas sugerencias de como fomentar relaciones positivas entre los hermanos:

• Usted tiene que modelar el comportamiento apropiado. Enséñeles a sus hijos como resolver los conflictos apropiadamente. Los niños aprenden como interactuar con otros a través de lo que se les modela. Si usted responde al conflicto por medio de usar soluciones respetuosas, sus hijos son más probables de responder respetuosamente a los conflictos en sus propias vidas.
• Anime a sus hijos a aprender cómo resolver los conflictos solos. Pero, usted debe de intervenir si usted tiene alguna preocupación de la seguridad o si usted nota que sus hijos se tienen que calmar para poder resolver el conflicto exitosamente.
• Enséñeles a sus hijos como llegar a un compromiso.
• Aparte tiempo para darles atención personal. Muéstreles a sus hijos que usted aprecia sus intereses individuales.
• Anímelos a compartir los juguetes que son apropiados para todos los niños en la casa. Para los niños más pequeños puede ser beneficioso poner un reloj que mida el tiempo para indicar cuanto tiempo cada niño puede tener un juguete en particular. Por ejemplo, si hermanas se pelean por jugar con una muñeca, programe el reloj para que timbre después de cinco minutos mientras una hija juega con la muñeca. Cuando suene el reloj, la segunda hija tiene la oportunidad de jugar con la muñeca por cinco minutos. Si las niñas tienen mucha dificultad para compartir el juguete, usted puede considerar quitarles el juguete por ahora y permitirles tratar otra vez otro día.
• Permita que los niños tengan su propio espacio. Puede ser algo agobiado para los niños estar alrededor de sus hermanos por períodos de tiempo largos. Permita que sus hijos se vayan a un área donde pueden hacer su propia actividad y explorar sus propios intereses.
• Promueva interacciones familiares positivas. Pasen tiempo junto como una familia. Esto puede incluir comer juntos, ver películas juntos, o salir como familia. Esto les muestra a los niños como actuar apropiadamente el uno con los otros.
• Establezcan metas comunes. Animar a los niños a trabajar juntos hacia una meta que todos los niños disfrutarán es una buena manera de edificar el trabajo de equipo. Por ejemplo, si los hermanos pueden jugar un juego bien juntos, entonces se les puede dar un viaje familiar o un postre para darles crédito.
• Si la rivalidad es tan severa que afecta la vida diaria o el bienestar sicológico de alguno de los miembros familiares, busque ayuda profesional.

¿Cómo ha lidiado usted con la rivalidad entre sus hijos?

Mi nombre es Kimberly O’Brien y yo soy una Consejera Profesional Licenciada que trabaja en la Clínica del Comportamiento en Penfield Children’s Center. Tengo cuatro años de experiencia en la consejería familiar y mi especialidad es trabajar con los niños de cinco años de edad y menores que tienen problemas significantes del comportamiento y preocupaciones emocionales. En la Clínica del Comportamiento nosotros nos enfocamos en la unidad familiar por medio de trabajar juntos para reducir los comportamientos desafiantes, aumentar los comportamientos que promueven los comportamientos sociales, y tener una meta general para fortalecer las relaciones familiares.

Deja un comentario