mother and daughter hugging

Como Ayudarle a Su Hijo a Lidiar Con La Pérdida y El Dolor

Mientras es común que los niños hagan el luto por la muerte de un amado, es posible que los niños también lamenten después de un divorcio o una separación, que un amado se mude o mude fuera de la casa, o una disminución de visitas por un amado. Todas estas experiencias se pueden considerar como “pérdidas.” Aún si un niño puede hablar con su amado por el teléfono o visitarle de vez en cuando, cualquiera de estos cambios puede ser un ajuste grande para un niño.

Después de una pérdida, dígale a su niño lo que ha pasado lo más pronto posible para que no lo oiga de alguien más por accidente o para que no se confunda cuando note que las cosas han cambiado sin saber por qué. Use palabras que su hijo puede entender y a la misma vez sea honesto. Dígale a su hijo que va a seguir en los siguientes días, semanas, o meses después de la pérdida y déjele saber que está bien que esté triste o enojado.

Hay una variedad de maneras en que los niños pueden responder a una pérdida. Es importante entender que los niños van a reaccionar diferentes el uno al otro y diferente a los adultos. Algunos niños se pueden enojar inmediatamente, mientras otros se pueden enojar hasta unos días después, o puede ser que no aparezcan estar afectados. Esto es especialmente común para los niños menores de cinco años quienes muchas veces están muy inmaduros en el desarrollo para entender la pérdida. Muchas veces a los niños les toma más tiempo para ajustarse a una pérdida que a los adultos.

Usted puede hacer las siguientes cosas para ayudarle a su hijo a ajustarse:

• Mantenga la rutina normal de su hijo. En el evento de un cambio grande o de una pérdida, la consistencia puede ser reconfortante, y le puede hacer sentirse seguro.
• Conteste cualquier pregunta que él tenga honestamente, usando palabras que son apropiadas para su edad.
• Ayúdele a expresar como se siente por medio de dibujar fotos, identificando sus sentimientos, y jugando con él cada día, ya que el juego es una de las maneras principales por cuales los niños expresan sus sentimientos.
• Ayúdele a recordar su ser querido por medio de fotos e historias de los tiempos buenos que tuvieron juntos. También le puede ayudar a hacer una “caja de memorias” en donde puede guardar fotos de su ser querido para que las pueda ver cuando él quiera.

En veces es posible que su hijo muestre un cambio en su comportamiento después de una pérdida. Mientras un cambio temporal es una parte normal del ajuste de una pérdida, si un cambio en el comportamiento se convierte en algo inseguro, prolongado, o inmanejable, debe consultar a un profesional. Algunos ejemplos de estos comportamientos incluyen:

• Un aumento en el alejamiento o aislamiento
• Comportamientos de auto-lesión (jalándose el cabello, picándose la piel, golpeándose la cabeza)
• Está llorando frecuentemente
• Comportamientos agresivos
• Un cambio en su rendimiento escolar
• Problemas al dormir
• Una pérdida de interés en el juego
• Un aumento en los accidentes del baño o en mojar la cama
• El comportamiento sexual
• Un aumento de preocupación, miedo, o ansiedad
• Una pérdida de las habilidades del desarrollo que tuvo antes o no puede desarrollar nuevas habilidades

¿Usted tiene experiencia ayudándole a su hijo lidiar con el dolor? Si sí, compártala aquí.

Amy Beschta es una Consejera Familiar que trabaja con los niños con y sin un diagnóstico de salud mental, y con sus familias.

Deja un comentario