close up of toddlers feet outside

Manteniendo la Seguridad de los Niños: Prevención de Abuso Sexual Infantil

El abuso sexual infantil es un crimen que seguido es ignorado y que no se reporta, y que afecta a muchos niños cada año. Es estimado que uno de cada 10 niños pasara por abuso sexual antes de cumplir 18 años de edad. Aunque tenemos esta estadística, es estimado que el número puede ser mucho más alto a causa de los incidentes que se quedan sin reportar. El abuso sexual infantil es definido como cualquier acto sexual con un niño que es hecho por un niño mayor o un adulto. Esto incluye tocar (ambos con y sin ropa), sexo penetrante, animar a un niño a tomar parte en actividades sexuales (por ejemplo, masturbación), tener relaciones sexuales en la presencia de un niño, demostrarle pornografía a un niño, o animar a un niño a tomar parte en prostitución. Es un mito común que el abuso sexual se hace por un desconocido, y pensamos que solo es necesario enseñarles a nuestros hijos sobre el peligro de los desconocidos, sin embargo, el 90% de abuso sexual infantil es hecho por alguien que el niño conoce y en quien confía, tal como miembros de la familia, su niñero o niñera, o un amigo de la familia.

Advertencias
Si su hijo ha tenido un cambio significante en su comportamiento o actividades diarias (por ejemplo, hábitos de alimentación, de dormir, o de ir al baño), esto puede ser un indicador que su hijo ha pasado por abuso sexual. Es más probable que niños pequeños usen sus comportamientos para comunicar que algo les ha sucedido porque les falta el desarrollo del lenguaje y la habilidad cognitiva para entender lo que les ha sucedido. Más específicamente, cambios que debe cuidar incluyen:
• Sentir miedo
• Tener pesadillas
• Llorar sin ser provocados
• Retirarse de los demás
• Regresión de su desarrollo
• Llorar excesivamente
• Cambios en patrones de dormir
• Cambios de apetito
• Interés anormal en temas sexuales que son inapropiados para edad o desarrollo
• Comportamiento agresivo
• Comportamiento disruptivo
• Miedo de estar solo con personas particulares
• Cambios físicos o heridas, tal como sangrado vaginal o rectal, genitales hinchados o con comezón, flujo vaginal, o dolor al orinar
Aunque los síntomas nombrados pueden corresponder con ser abusado sexualmente, también pueden ser relacionados a otras preocupaciones médicas o de la salud mental. Si su hijo está teniendo uno de los síntomas en esta lista, es importante que le llame a su médico o un profesional de salud mental.

¿Qué pasos ha tomado para mantener a su hijo seguro?

Deja un comentario