two babies interacting

Entendiendo y Respondiendo a los Niños Quienes Muerden

Morder es un comportamiento típico que seguido se ve en bebes, niños pequeños y niños de dos años de edad. Cuando los niños maduran, y ganan el control propio y desarrollan habilidades para resolver problemas, usualmente dejan de hacer este comportamiento. Aunque no es inusual, morder puede ser un comportamiento molestoso y que potencialmente puede causar daño. Es mejor desanimarlo y ofrecer una manera de redirigir el comportamiento desde la primera vez que sucede.

¿Por qué muerden los niños pequeños?
Unos niños muerden por instinto, porque no han desarrollado control propio. Niños pequeños aun no han aprendido a parar y pensar en sus decisiones del comportamiento. Si un amigo agarra un juguete que ellos querían, quizá los muerdan para expresar que están molestos. Niños pequeños quizá no tengan el lenguaje para comunicar sus sentimientos de una manera apropiada.
Pero hay muchas otras razones por cuales los niños pueden morder:
Un niño puede morder para:
• Aliviar el dolor de dentición.
• Explorar causa y efecto (“¿Que sucede cuando muerdo?”).
• Sentir la sensación de morder.
• Satisfacer la necesidad de estimulación oral y motor
• Imitar a otros niños y adultos.
• Sentirse fuerte y en control.
• Buscar atención.
• En defensa propia.
• Comunicar sus necesidades y deseos, tal como hambre o fatiga.
• Comunicar o expresar sentimientos difíciles, tal como la frustración, enojo, confusión, o miedo.

¿Que pueden hacer las familias para prevenir que muerdan?
Hay una variedad de cosas que las familias pueden hacer para prevenir que los niños muerdan. Cosas que pueden ayudar:
• Tenga expectativas apropiadas para la edad de su hijo basado en sus habilidades actuales.
• Asegure que el horario, las rutinas, y transiciones sean predecibles y consistentes. A las horas de comer y de dormir, trate de hacer cosas de la misma manera a la misma hora. Es más fácil para los niños pequeños si saben lo próximo que sucederá.
• Ofrezca actividades y materiales que le permiten a su hijo relajarse y liberarse de tensión. Ofrezca plastilina, burbujas, música suave, y otros artículos que reducen el estrés.
• Use estrategias de orientación positiva para ayudarle a su hijo a desarrollar control propio.
• Ofrezca cosas que puede morder, tal como mordederas, o trapos limpios, mojados, y fríos, que han sido refrigerados. Esto le ayuda a los niños a aprender lo que pueden morder sin lastimar a otra persona.

¿Como debería de responder cuando mi hijo muerde?
Aunque cada situación es diferente, aquí hay unas guías generales para responder cuando un niño muerde.

Bebes
Bebes aprenden del mundo que los rodea al explorar con sus manos, ojos, y bocas. Pero bebes seguido necesitan ayuda para aprender lo que deben y no deben de morder.
Si su bebe muerde el pecho de su madre o el hombro de su abuelo para ver qué sucede, mantenga la calma y use señales claras para comunicar que no es bueno que una persona le muerda a otra. Decir “no” o “¡no muerdas!” firmemente es una respuesta apropiada.

Niños Pequeños y de Edad Preescolar
Niños pequeños tienen muchas emociones fuertes que están aprendiendo a manejar. Niños pequeños pueden morder para expresar enojo o frustración o porque les falta las habilidades de lenguaje necesarias para expresar sus sentimientos.

Morder es algo menos común en niños de edad preescolar que en niños más pequeños. Cuando un niño de edad preescolar muerde, puede ser debido a algo en el hogar o en su programa de guardería de niños que está causando que el niño este molesto, frustrado, confundido, o asustado. Un niño de edad preescolar también puede morder para llamar la atención o en defensa propia.

Siga los siguientes pasos con ambos niños pequeños y de edad preescolar.
1. Si usted ve el incidente, rápidamente acérquese al sitio y bájese al nivel del niño. Responda al niño que mordió. En una voz firme y seria, diga: “No muerdas. Morder duele.” Luego, ofrezca la opción de usar palabras para expresar como se siente o de retirarse del área donde sucedió el incidente. Ayude al niño seguir con su decisión si es necesario.
2. Responda al niño que fue lastimado y ofrézcale consuelo con sus palabras y acciones. Realice primeros auxilios si es necesario. El niño que lo mordió también puede ayudar a consolar el niño que fue mordido – si ambos están de acuerdo. Ayude al niño quien fue lastimado encontrar algo que hacer.
3. Finalmente, hable con el niño que mordió al otro. Mantenga contacto visual y hable con palabras simples, usando un tono de voz calmado pero firme. Trate de averiguar qué fue lo que causo el incidente. Repita la regla, “No se permite morder.” Demuestre como usar las palabras para describir sus sentimientos: “Joey te quito la pelota. Tú te enojaste. Le mordiste a Joey. No puedo dejar que lastimes a Joey. No muerdas.” Hable con su hijo de como él puede responder a este tipo de situación en el futuro.

¿Que si el morder se convierte en habito para mi hijo?
Si morder se convierte en hábito para su hijo y la orientacion positiva no es efectiva, es tiempo de organizar una junta con los maestros de su hijo. Juntos pueden planear como afrontar el comportamiento de una manera consistente en la casa y en el salón. Juntos pueden discutir y definir el comportamiento y encontrar alguna causa. Luego, usted y los maestros pueden crear un plan para abordar las causas y ayudarle a su hijo a reemplazar morder con comportamientos aceptables. Trate el plan por varias semanas, pero trate de ser paciente. Toma tiempo cambiar los comportamientos que se han convertido en hábitos. Este en contacto con el maestro de su hijo para compartir información sobre los cambios del comportamiento. Después de varias semanas, evalué que tan efectivo esta el plan y haga los cambios necesarios.

¿Cuales estrategias puedo usar para ayudar a mi hijo dejar de morder?
Aquí hay unas estrategias para abordar el hábito de morder de su hijo.
• Observe a su hijo para ver donde, cuando, y en cuales situaciones esta mordiendo. En veces un adulto tiene que estar cerca al niño para prevenir que muerda a otros.
• Preste atención a las señales. Quédese cerca e intervenga si parece que su hijo va a morder a alguien.
• Sugiera maneras aceptables para expresar los sentimientos fuertes. Ayude a su hijo a aprender a comunicar sus deseos y necesidades.
• Use un sistema recordatorio para ayudarle a su hijo a aprender a expresar sus sentimientos fuertes con palabras apropiadas.
• Anime el comportamiento positivo al reconocer cuando el niño usa palabras y acciones apropiadas.
• Proporcione oportunidades para que su hijo haga sus propias elecciones y se sienta capacitado.
• Asegure que sus expectativas sean apropiadas para la edad de su hijo y para él como individuo. Esperar que un niño haga algo que él o ella no puede, les puede causar estrés. El estrés puede causar que muerdan.
• Ofrezca comidas con una variedad de texturas para cumplir con las necesidades sensoriales de su hijo.
• Enséñele a su hijo palabras para establecer límites, tal como “no,” “para,” o “eso es mío.”

¿Cuales estrategias no ayudan?
Estas estrategias no se deberían de usar cuando un niño tiene un hábito de morder.
• Evite decir que un niño es un “mordedor.” Nombres negativos pueden afectar como usted piensa de su hijo, y hasta puede afectar los sentimientos que su hijo tiene de él mismo.
• Nunca muerda a un niño como castigo o para enseñarle como se siente ser mordido. Morder a un niño manda el mensaje que es aceptable usar la violencia para resolver problemas.
• Evite enojarse, gritar, o hacer que su hijo se sienta avergonzado.
• Evite darle mucha atención al niño después de que mordió a alguien. Aunque usualmente es atención negativa, aun puede reforzar el comportamiento y causar que el niño lo repita.
• No obligue el niño que mordió y el que fue mordido a jugar juntos.
• No castigue a los niños que muerden. El castigo no le ayuda a los niños aprender disciplina y control propio. Al contrario, causa que los niños se enojen, se molesten, sean desafiantes, y sientan vergüenza. También afecta la relación entre usted y su hijo.

¿Cuales estrategias ha tratado de usar para ayudar a su hijo dejar de morder?

Deja un comentario