Viajando con Niños Pequeños

Escrito por: Cristina Moreno, Especialista Bilingüe de Divulgación Comunitaria, Penfield Children’s Center

Aunque vivimos cerca de la familia de mi esposo, mis padres y hermanas viven a dos horas de nosotros y tratamos de visitarlos por lo menos un fin de semana al mes. Sabía que nuestras visitas probablemente aumentarían después de que naciera nuestro hijo porque quería asegurar que él también tuviera la oportunidad de pasar tiempo con mi familia. La mayoría del tiempo, él tolera bien estar en el carro durante esos viajes que se pueden sentir algo largos. Sí se queja en veces, pero tratamos de planear nuestras salidas para horas cuando típicamente se duerme para que no se le haga tan cansado. Yo no tenía la intención de llevarlo en dos viajes significantemente más largos este último año, pero las oportunidades se presentaron para visitar a parientes y amigos en otras partes del país, y nos fuimos. Nuestro primer viaje con nuestro hijo fue un vuelo de tres horas seguido por una parada y luego otro vuelo de una hora para llegar a nuestro destino, y un vuelo de cuatro horas de regreso. Nuestro segundo viaje consistió de 17 horas manejando y luego un viaje en avión de dos horas para regresar a nuestra casa. Las dos veces temí lo peor, pero ambas veces fueron mucho mejor que lo que esperaba. Mi hijo tenía ocho meses cuando fuimos en nuestro primer viaje y él se adaptó sin problema. Fueron unas vacaciones perezosas, solo nosotros tres, y nuestro enfoque fue diversión y relajación. Salíamos solo el tiempo que el toleraba y lo dejábamos dormir tranquilamente cuando quisiera, lo cual significo que pasamos más tiempo dentro de la habitación que lo que haríamos normalmente. Nuestro viaje más reciente no fue tal fácil. Esta vez él acababa de cumplir un año y estaba poniendo mucho esfuerzo al aprender a caminar. Él había estado disfrutando de más libertad en los últimos meses desde que había aprendido a gatear y era más difícil lograr que quedara quieto y se dejara abrochar en su silla del carro. Un viaje de 17 horas es difícil para cualquier persona de cualquier edad, y yo estaba anticipando que él estaría llorando durante horas y que tendríamos que parar constantemente para tranquilizarlo. Sin embargo, fui sorprendida que con un poco de planificación, todos pudimos sobrevivir el viaje en buen ánimo. Mi hijo si se molestó las últimas horas, pero dos horas difíciles en comparación a 17, yo diría que eso es una buena proporción.

Cuando viajamos, nos olvidamos de la mayoría de nuestras “reglas”. ¿Se terminó tu biberón y quieres más? ¡Listo! ¿Quieres ver un video antes de dormir? ¡Aquí lo tienes! Las vacaciones significan que es un descanso para todos, y lo menos que se le tiene que decir “no” a un niño pequeño (con límites razonables y solo hasta que lleguemos a nuestro destino), lo más felices estaremos todos. También es importante mencionar que el temperamento y las experiencias previas de su hijo son grandes factores que determinan que tan fácil o difícil será viajar con ellos. Mi hijo ya estaba acostumbrado a los viajes más largos en carro porque regularmente visitábamos a mi familia, y él es curioso y le gusta estar afuera de la casa haciendo cosas. Creo que eso es parte de la razón porqué él se ha podido adaptar bien cuando hemos viajado. Usted es la mejor persona para decidir cuándo sería un buen tiempo para viajar con su hijo, o si cree que quizá sea mejor esperar a que su hijo este más grande antes de planear salidas prolongadas. No importa si su hijo es muy relajado, le gusta explorar, o si prefiere la comodidad de estar en su hogar, tener que viajar a un lugar lejano puede ser difícil para ellos y estresante para usted. Aquí hay algunas sugerencias para ayudarle a preparar si está planeando viajar con niños menores de 6 años.

– Obtenga documentos necesarios y cualquier otra cosa que necesite antes de tiempo. Esto quizá no sea necesario si estarán viajando dentro del país pero es importante saber con anticipación si necesitaran pasaporte, visa, o alguna vacuna para poder visitar su destino deseado. Yo trato de mantener estos documentos, y cualquier otra cosa que necesitemos tal como los boletos de avión, listos y accesibles en mi bolsa o mochila para hacer el proceso de registración en la aerolínea lo más rápido posible. Si el niño no estará viajando con ambos padres es posible que también necesite un permiso certificado por un notario público con la firma del padre, o padres, quien no estará viajando. Asegure de investigar las pólizas de su aerolínea y el sitio del Departamento Estatal Estadounidense: Pasaportes Estadounidenses y Viaje Internacional si tiene cualquier duda o pregunta con respeto a cuales documentos necesitara.
– Elija el mejor modo de transportación. En veces decidir cómo va a llegar a su destino es una decisión obvia, pero hay ocasiones cuando quizá tenga la opción entre viajar por tierra o aire. Cada opción tiene sus ventajas y desventajas, así que tome tiempo para considerar bien sus opciones. ¿Lo más importante para usted es llegar a su destino lo más rápido posible? Su mejor opción probablemente será un vuelo. ¿Quiere la flexibilidad de parar cuando quiera y evitar la inconveniencia de tener que registrar sus bolsas y pasar por la seguridad del aeropuerto? Lo mejor para usted probablemente será manejar a su destino, lo cual también le permite tener su vehículo y puede ser otro determinante en su decisión.
– Lleve su asiento de carro. Si está planeando manejar a su destino es claro que también llevara el asiento del carro de su hijo, pero si está planeando viajar en avión, quizá no tenga pensado cargarlo, o quizá piense que es mucha lata. Al menos que esté planeando llegar a su destino y no salir del complejo del hotel durante todas sus vacaciones, lo más probable es que necesite llevar su asiento de carro con usted. Los asientos de carro se consideran equipo necesario, igual a las sillas de rueda, y las aerolíneas típicamente las registran junto con sus bolsas a ningún costo adicional. He hablado con choferes de taxi quienes dijeron que han tenido que negarles servicio a familias quienes no cargan con el asiento de carro de sus hijos. Definitivamente no quiere encontrarse en una situación donde tiene que gastar dinero en un asiento de carro para su hijo durante sus vacaciones.
– Encuentre una bolsa más conveniente para uso diario. Ya sea que aún está utilizando una pañalera o simplemente guarda lo que necesita dentro de su bolsa diaria, es buena idea buscar una bolsa más grande donde pueda guardar sus cosas necesarias para su viaje. A mí me gusta usar una mochila porque usualmente le cabe todo lo que regularmente cargo en mi bolsa junto con lo que cargo en mi pañalera, y tiene muchos bolsillos para mantener documentos importantes a la mano. Otra ventaja es que las mochilas de tamaño estándar típicamente están dentro de los límites de tamaño para contar como un artículo personal, y la mayoría de aerolíneas permiten un artículo personal por persona sin ningún costo adicional.
-Recuerde llevar bocadillos. Esto puede ser un plátano, galletas, gomas de frutas, o cualquier otra cosa que es fácil de comer con las manos. Su viaje será más fácil si tiene algo de comer para mantener a su hijo tranquilo y entretenido. Asegure de cargar toallitas húmedas para limpiar las manos sucias, y también desinfectante de las manos y algo de comer para usted. También es bueno siempre tener un vaso o biberón extra. Los niños pequeños tienden aventar sus cosas al tiempo más inconveniente, y no quiere estar en pleno vuelo o parrado en tráfico con solo un vaso o biberón sucio.
– Empaque ropa extra. Probablemente su bolsa ya está bastante llena, pero asegure de empacar por lo menos un traje adicional para su hijo, y luego eche otra camiseta o ropa interior para estar seguro. Tampoco es mala idea incluir otra blusa para usted.
– Guarde sus videos y cuentos favoritos. Aun si usualmente este en contra de dejar a su hijo usar aparatos electrónicos o si tiene reglas fijas con respeto al tiempo que usan esos aparatos, quizá valga la pena reconsiderarlas mientras que este viajando. No me gusta depender en los aparatos electrónicos para entretener a mi hijo regularmente, pero tener algunos de sus videos favoritos guardados en una tableta que se podían ver aunque no había conexión a la red ayudo mucho para que no se molestara tanto durante nuestro viaje muy largo. Si a su hijo le gusta leer, también puede bajar unos libros electrónicos o libros de audio a su tableta en lugar de tener que cargar con toda su colección de libros.
– No se le olvide llevar un juguete especial de su casa. Evitar el estrés cuando este viajando tiene mucho que ver con empacar lo menos posible y a la vez estar preparado para lo que se presente. Aunque no quiere empacar demasiado o cargar con todas las cosas favoritas de su hijo, el viaje puede ser más fácil para su hijo si le permite llevar algunas cosas que los hagan sentir más cómodo en un nuevo ambiente. Asegure de dejar que escojan un juguete favorito y posiblemente una cobija pequeña. Para nosotros, la parte más difícil de viajar es que mi hijo tiene dificultad acostumbrarse a dormir en un lugar desconocido y se despierta mucho entre noche. Un ambiente completamente nuevo se puede sentir abrumador para niños pequeños, pero cargar con unos objetos que se sienten conocidos y seguros les pueden ayudar con la transición.
– Cuando sea posible, viaje cuando su hijo este dormido. No importa si vamos a la casa de sus abuelos o a otra parte del país, siempre tratamos de planear cualquier viaje de más de 30 minutos para una hora cuando él probablemente estará dormido. Para nuestro segundo viaje, nos fuimos de la casa cerca de su hora de dormir y aunque estuvo despierto durante diferentes partes de la noche, durmió la mayoría de las 17 horas, lo cual fue un gran alivio.

Puede ser difícil viajar con niños pequeños, pero definitivamente es posible. Aun si su hijo no es tan cooperativo como usted gustaría, quizá le sorprenda que bien le puede ir en su viaje si toma un poco de tiempo para prepararse, mantiene sus cosas importantes en una sola bolsa, y simplifica lo más posible las cosas que va a empacar. Lo importante es que su familia pueda disfrutar de tiempo juntos, aunque signifique quebrar una que otra regla.

¿Ha llevado a un niño pequeño en un viaje largo? ¿Qué consejos tiene para poder viajar con más facilidad?

Deja un comentario