sad young girl looking down, walking

Cuando un Padre Fallece

Escrito por: Stephanie Shabangu, Penfield Children’s Center

La muerte de un padre nunca es fácil. Ya sea que fue a causa de una larga enfermedad o si sucedió inesperadamente, los seres queridos seguido tienen que pasar por una serie de emociones antes de poder reconciliar con su nueva realidad. Como adultos, puede ser difícil saber cómo apoyar a un niño, especialmente si nosotros también estamos afligidos por la pérdida de la persona. Mientras que la situación puede sentirse inmensa, hay maneras que podemos navegar este proceso difícil.

Déjele saber que no está solo. Su hijo tiene un sistema de apoyo que siempre estará ahí. Puede ser tíos, tías, abuelos, el otro padre, o alguna otra persona quien cuida de él, estas personas también están de luto y le quieren ayudar en este tiempo difícil. Seguido cuando una persona de la familia está batallando con la situación, otra le pueda ayudar, y al contrario. El proceso de luto nos permite sentirnos vulnerables y fuertes en diferentes tiempos.

Hable, pero aún más importante, escuche. En veces las personas bien intencionadas prefieren no hablar de la situación, ya sea muerte, una enfermedad grave, o algún otro tema que es difícil de abordar. Creen que es mejor enfocarse en lo positivo de la vida y piensan que hablar de la situación puede causar que el niño se sienta peor. Pero debemos de recordar que la muerte de un padre no es algo que simplemente se puede hacer al lado hasta que el tiempo sea conveniente para hablar de lo que paso. Es algo muy doloroso y muy real. Aunque hablar puede causar lágrimas, también puede ser terapéutico. Permita al niño hablar de sus sentimientos y hacer preguntas que le ayuden entender sus emociones sin las opiniones de otra persona. El momento que comenzamos a hablar del trauma y tragedia es el momento que empezamos a sanar.

Cuando el niño se sienta listo, hagan una caja de memorias. Junten fotos, cartas, y objetos favoritos del padre quien falleció. Déjele saber al niño que esa es su caja especial y que se puede abrir cuando necesite sentir el consuelo de una memoria. Lo puede guardar cuando aun estan batallando con el dolor, pero siempre esta ahí cuando necesiten un recuerdo físico de su padre.

Este preparado para contestar preguntas difíciles. Los niños se pueden preocupar que lo que le paso a su padre también les puede pasar a ellos. Usted puede ayudar al niño sentirse seguro. Reasegúrelo que está en buenas manos y que usted esta ahí para cuidar de él. Recuérdele del presente. ¿Cuáles son los pasos que toma para mantenerlo lo más saludable posible? Van a su cita anual del doctor, tiene rutina diaria, y es muy querido.

Este atento de las señas que podrían necesitar más ayuda. Es normal estar triste y lamentar. ¿Pero el niño se niega pasar tiempo con los demás, demuestra comportamientos autodestructivos, se retira seguido a su recamara, o tiene dificultad en la escuela? Llevar a su hijo con un consejero quien se especializa en trauma de la niñez y pérdida le puede ayudar a aprender técnicas para hacer frente con la situación.

Es importante recordar que cada quien lamenta de su propia manera y a su propio tiempo. No hay una forma “correcta” de superar el fallecimiento de un padre. Sea paciente con su hijo, y con sí mismo, y tome pasos pequeños hacia in nueva vida sin ese padre. El tiempo sana y le permite al niño a encontrar maneras de hacer frente con su futuro sin esa persona físicamente en su vida.

¿Cómo le ha ayudado a un niño superar una perdida?

Referencias:
https://www.kidshealth.org.nz/helping-child-cope-death-parent
http://www.wikihow.com/Deal-With-a-Parent%27s-Death

Deja un comentario