¿Mi hijo está demasiado enfermo para ir a la guardería infantil?

Por Mel Hendrickson, BSN, RN, Director de Servicios de Salud, Penfield Children’s Center

Los niños sufren enfermedades grandes y pequeñas. Algunos no son contagiosas, pero otras sí lo son. ¿Cómo saber  cuándo mantener a su hijo en casa?

Pregúntese 3 cosas:

La Academia Americana de Pediatría recomienda que responda unas preguntas claves.

  1. ¿Tiene su hijo fiebre? Las fiebres de 101 F o más generalmente son signos de enfermedad, por lo tanto, los niños deben quedarse en casa y evitar guarderías.
  2. ¿Su niño, se siente lo suficientemente bien para participar en las actividades del día? Si parece desganado, manténgalo en casa.
  3. ¿Tiene una enfermedad como gripe o conjuntivitis? Si cree que pueda tener una de estas dos, no lo deje volver a la guardería hasta que sepa que ya no es contagioso.

Cuando su hijo está enfermo, esto es lo que debe vigilar:

  • La fiebre es una señal de que su cuerpo está luchando contra los gérmenes que lo enferman. Es un síntoma común de infecciones como la gripe. Si es de 101 F o más, espere hasta que su hijo esté libre de fiebre por al menos 24 horas sin el uso de medicamentos antes de regresar a la guardería.
  • La diarrea ocurre debido a una infección, intoxicación alimentaria o medicamentos como antibióticos que alteran el estómago. Puede conducir a la deshidratación, así que dele muchos líquidos. Mantenga a su hijo en casa hasta que sus heces sean sólidas y su médico dé permiso para enviarlo de regreso a la guardería.
  • El vómito es otra forma en que nuestros cuerpos eliminan los gérmenes. Por lo general, es causada por un virus estomacal o una infección. Mantenga a su hijo en casa si ha vomitado dos o más veces en las últimas 24 horas. El puede regresar a la guardería después de que desaparezcan sus síntomas o el médico le diga que ya no es contagioso.
  • Los síntomas severos de tos y resfrío deberían ser suficientes para mantener a su hijo en casa. Una tos grave podría ser un síntoma de una enfermedad contagiosa, como tos ferina, bronquitis viral o crup. Sin embargo, también puede ser una señal de advertencia de asma o alergias.
  • Los dolores de garganta pueden ser un síntoma de un resfriado común o una faringitis estreptocócica. Si tiene un resfriado leve, puede asistir a la guardería. Si a su hijo le han diagnosticado una faringitis estreptocócica, manténgalo en casa por lo menos 24 horas después de que comience a tomar antibióticos.

Si su hijo se enferma durante las horas de guardería, una enfermera puede pedirle que recoja a su hijo temprano. Es importante que cumpla con estas instrucciones para disminuir la posibilidad de que su hijo le transmita su enfermedad a otro compañero de clase, ya que están muy cerca todo el día.

¿Cuáles son sus reglas de cuidado infantil para mantener a los niños enfermos en casa?

 

 

Deja un comentario