Las rutinas les dan a los niños un sentido de seguridad y les ayudan a desarrollar auto-disciplina. Como adultos, no nos damos cuenta de cuantas veces al día se interrumpen las rutinas de nuestros hijos y como eso les afecta. Todos los días, niños pasan por cambios del desarrollo sin mucha agitación, pero los cambios de ambiente en sus rutinas se deben reconocer. Esto es especialmente importante para niños con necesidades especiales.

El cambio es difícil para la mayoría de adultos y puede causar aprensión. Para un niño, la mayoría de las interrupciones a sus rutinas son fuera de su control. Al proveerlos con una rutina predecible, les permitimos a los niños que se sientan seguros y que desarrollen un sentido de dominio sobre sus vidas. Cuando se va fortaleciendo este sentimiento de dominio, podemos crear independencia y confianza para que puedan enfrentar cambios más grandes – tal como caminar a la escuela sin un padre, pagar una compra sin la ayuda de un padre, o quedarse a dormir en la casa de un amigo.
Cambios impredecibles pueden tener un impacto profundo en un niño – esto puede incluir la muerte de un ser querido, un divorcio, una mudanza, u otro bebe en la familia. Estos cambios pueden borrar el sentimiento de seguridad en un niño tanto como un cambio de quien va a recoger el niño de la escuela, cual padre lleva el niño a sus clases de natación, o bañarse antes de comer en la tarde en vez de la rutina “normal” de comer y luego bañarse. Niños son sensibles y dependen en saber que esperar y cuando sucederá. Para niños con necesidades especiales, un cambio sutil en su rutina puede alterar su día entero.

Aunque ofrecerles estructura a los niños les ayuda a sentirse seguros, confiados, y listos para enfrentar retos nuevos, tiene una parte importante en el desarrollo también. La estructura y rutinas le enseñan a los niños como controlarse ellos mismos y sus ambientes positivamente. Los bebes nos dicen lo que necesitan y no requieren de mucha rutina, pero cuando van creciendo y desarrollando, la familia empieza a formar rutinas que organiza sus vidas. La estructura nos permite a internalizar hábitos beneficiosos.
Tan importante como son la estructura y las rutinas para los niños, también lo son la espontaneidad y creatividad. Padres y cuidadores son responsables por decidir que es en el mejor interés de su hijo porque ellos son quien mejor conoce a su hijo. Ofrecer rutinas y tradiciones que le ayudan a su hijo a poder entender su mundo creara un sentido de estructura que pueden usar durante sus vidas.

¿Cuales tradiciones han empezado en su familia?

Amy Bontempo es Gerente de Participación Familiar y Comunitaria en Penfield Children’s Center. Ella supervisa el Educador de Divulgación Comunitario, Coordinador de Voluntarios, Programa de Padres Mentores, y Programas Familiares de cuales Penfield ha albergado más de 60 por año. Ella ha servido en la Junta Directiva de la Down Syndrome Association de Wisconsin (DSAW) desde el 2011 y previamente ha servido en el Comité de Respiro para Voluntarios, para Children’s Service Society, ahora parte de Children’s Hospital of Wisconsin Servicios Comunitarios, y Conexión de Recursos Familiares del condado de Milwaukee.

Markham, Laura, MD. Aha! Parenting.