“Enfermedad de mano-pie-boca” aparenta ser algo aterrador. Muchos cuidadores se preocupan cuando oyen el pediatra de su hijo decir estas palabras. En realidad, la enfermedad de mano-pie-boca es un tipo de enfermedad muy leve que no es causa para mucha preocupación. Aunque es muy contagiosa y es común entre niños pequeños, las complicaciones significantes de la salud son raras.

Síntomas:
• La enfermedad de mano-pie-boca usualmente comienza con una fiebre, dolor de garganta, o cansancio generalizado.
• Uno o dos días después de que comienza la fiebre, bultos parecidos a las ampollas aparecen en las manos, pies, y alrededor o adentro de la boca o garganta. Los bultos pueden tener una burbuja de fluido arriba, y eventualmente se secaran y se harán escamosos.
• No todos los niños tendrán los bultos en las tres áreas, y niños pueden tener bultos parecidos a ampollas en otras partes del cuerpo aparte de las manos, pies, o boca.
• Los bultos son dolorosos; llagas dolorosas en la boca puede causar pérdida de apetito, y es seguido por deshidratación si el niño se niega a tomar líquidos.

Datos breves:
• La enfermedad de mano-pie-boca es causada por un virus.
• Usualmente se ve en niños pequeños, menos de cinco años de edad. Niños mayores y adultos pueden tener la enfermedad y pasársela a otra gente sin tener ningún síntoma.
• La enfermedad de mano-pie-boca se quita sola dentro de unos días.
• La enfermedad de mano-pie-boca es muy contagiosa y se puede propagar en ambientes escolares y de cuidado de niños. Se pasa por los fluidos corporales y el fluido dentro de las ampollas.
• A causa de la naturaleza tan contagiosa de la enfermedad, muchas guarderías de niños y escuelas requieren que un niño sea observado por un medico antes de que puedan regresar a la escuela.
• La enfermedad de mano-pie-boca es parte de un grupo común de virus que vive dentro del tracto digestivo. Este tipo de virus también puede causar síntomas de una gripe leve o un tipo de infección de la garganta llamada herpangina. Todos estos tipos de enfermedades usualmente son leves y se quitan solos.

Tratamiento:
• Visite el pediatra de su hijo para recibir un diagnostico y recomendaciones de cómo manejar la incomodidad. El virus no se puede tratar directamente con medicamento.
• De Tylenol o ibuprofeno para niños como se lo dirigen para el dolor (Note que la aspirina nunca se le debe dar a un niño menor de 12 años.)
• Asegure que el niño este tomando lo suficiente de líquidos para prevenir deshidratación.
• Ofrezca comida frías para ayudar a adormecer el área; es más probable que su hijo coma y beba comidas frías.
• Solicite ayuda médica si su hijo empieza a demostrar síntomas de deshidratación, tal como la lengua y boca seca, falta de lagrimas cuando llora, falta de pañales mojados, u ojos sumidos.

Prevenga la propagación:
• Practique la buena higiene de las manos para evitar regar la enfermedad de mano-pie-boca a otros niños en su hogar, especialmente después de cambiar pañales o ir al baño.
• Lave y desinfecte cualquier juguete que su hijo se haya metido a la boca.
• Evite compartir cubiertos, vasos, y mamilas.

La enfermedad de mano-pie-boca es otra razón por cual enseñarle a su hijo la buena higiene de las manos, la cual es la manera más fácil de prevenir la mayoría de las enfermedades comunes de la niñez.

Kelsey Sorvick es una Enfermera Licenciada en Penfield Children’s Center.