Aunque todos sabemos la verdad insalubre de la comida rápida, aún hay muchas razones irresistibles por cual seguimos parando en la ventanilla de entrega al auto. Cuando se acerca la hora de la comida con niños hambrientos y con el tiempo y dinero limitado, la conveniencia de recoger comida rápida en camino a la casa después del trabajo o la escuela no se puede negar. Además, la mayoría de las cadenas ahora están ofreciendo opciones más saludables. ¿Con opciones como el pollo a la plancha, rebanadas de manzana, y leche en el menú, que tan mal podrían ser los restaurantes de comida rápida?

Aunque es muy bueno que muchas adiciones saludables se han agregado a muchos menús de comida rápida, investigaciones del Centro Yale Rudd para Póliza de Comida y Obesidad (Yale Rudd Center for Food Policy and Obesity en inglés) indica que los niños que comen en cadenas de comida rápida aún están consumiendo demasiada azúcar, sodio, y grasa saturada en una comida. Aparenta que las opciones saludables no están reemplazando las que no son saludables, pero lo más común es que se añaden a ser parte de la comida junto con las papas, hamburguesa, o tiras de pollo empanizado fritas. Con aditivos que aumentan el sabor, la promesa de un juguete para el niño, y soda ofrecida como la opción principal de bebida, hay razón por cual la mayoría de hábitos de comer comida rápida comienza a una edad joven. La comida rápida es divertida, sabrosa, y causa antojos, especialmente para los niños que no entienden las consecuencias de una dieta no saludable.

Y en caso de que se nos haya olvidado, aquí hay un recuerdo rápido de que pueden ser unas de esas consecuencias:
• La comida rápida no contiene cantidades adecuadas de proteína ni carbohidratos saludables, en vez usan sustancias llenadoras y altos niveles de azúcar y/o grasa. Comiendo de esta comida puede causar que baje súbitamente el nivel de azúcar en la sangre después de consumir, causando antojos de azúcar, fatiga, y una falta general de energía.
• La falta general de energía junto con el contenido alto de calorías en la comida rápida aumenta el riesgo del aumento de peso y la obesidad.
• La comida rápida contiene niveles altos de grasa y sodio los cuales pueden contribuir a condiciones crónicas de la salud como la presión alta, enfermedad cardiaca, y diabetes.

Sin embargo, el problema real quizá no sea que estamos inconscientes de lo malo que es la comida rápida para nuestros niños. Puede ser que no estamos seguros de como quebrar el hábito de la comida rápida – para nuestras familias y para nosotros. Como con cualquier hábito, se necesita un cambio del estilo de vida. ¿Pero, como podemos tratar la situación de una manera que será eficaz en sacarnos de la costumbre de la comida rápida?

Mejor Planificación de Comidas
Si es la conveniencia de la comida rápida que no puede resistir, el planear las comidas de su familia para la semana podría ser un buen comienzo a manejar mejor la hora de comer. Empiece con comidas caseras que son simples y no toman demasiado de su tiempo para hacer, tal como el espagueti con un lado de verduras al vapor o pollo al horno con arroz. ¿Hay una noche que es particularmente ocupada durante la semana? Pollo rostizado del mercado, ensaladas ya hechas, o emparedados de una charcutería son opciones más saludables con la misma conveniencia. Planificar sus comidas para la semana le da la oportunidad de asesar su calendario y preparar sus comidas basado en eso.

Mejores Elecciones en el Mostrador de Comida Rápida
¿No puede parar de un momento al otro? Si la comida rápida es una parte regular de su dieta, podría ser muy difícil dar la vuelta e irse. En ese caso, trate de cambiar sus hábitos de comer cuando tiene que ver con la comida rápida. En vez de solo agregar una cosa saludable a la comida de su hijo, úselo para reemplazar una cosa que no es saludable. Una hamburguesa con rebanadas de manzana hará poco para mejorar la calidad de la comida si también viene acompañado por papas fritas. Ordene productos a la carta, o individualmente, en vez de elegir toda la combinación que automáticamente incluye refresco (soda/gaseosa) o un postre.

Tome Más Agua
Ya que estamos en el tema del consumo del refresco, el agua siempre es una mejor alternativa a las bebidas endulzadas. No solo le ahora a usted y a su hijo calorías y azúcar cuando están comiendo fuera (ya sea un restaurante de comida rápida o algún otro), pero también le ayuda al cuerpo desechar las toxinas y reducir los antojos para la comida chatarra y la azúcar.

Quizá pronto se dé cuenta que cuando se toma efecto una dieta más saludable, vale el tiempo extra que se usa para planear y hacer mejores decisiones para usted y su familia. Elecciones nutritivas apropiadas son tan fáciles de enseñar a una edad joven como los hábitos de comida rápida.

¿Qué ha hecho usted para exitosamente quebrar el hábito de comida rápida en su hogar?

Sara Peronto es Gerente de Comercialización en Penfield Children’s Center y es Editora de PenfieldBuildingBlocks.org

“Breaking the Fast Food Habit.” Fit Journey. Web. 2 December 2013.
< http://fit-journey.com/nutrition/breaking-the-fast-food-habit>.

“Fast Food F.A.C.T.S. : Food Advertising to Children and Teen Score.” Yale Rudd Center for Food Policy & Obesity: A Program for the Institution for Social and Policy Studies. Rudd Center. 5 November 2013. Web. 2 December 2013.
< http://yaleruddcenter.org/fast-food-facts-2013-fast-food-companies-still-target-kids-with-marketing-for-unhealthy-products>.

“Fast Food Nutrition: Junk Food’s Effect on Your Body.” FitDay. Web. 2 December 2013.
< http://www.fitday.com/fitness-articles/nutrition/healthy-eating/fast-food-nutrition-junk-foods-effect-on-your-body.html>.

“So This is Why Children Are Craving That Fast Food Burger.” Huff Post Healthy Living. The Huffington Post.com. 5 November 2013. Web. 2 December 2013. .