Las tablas del comportamiento son una gran herramienta para animar a los niños a mejorar sus habilidades sociales positivas. A los adultos les encantan las tablas del comportamiento porque ayudan con la consistencia. A los niños les encantan las tablas de comportamiento porque así otras personas se fijan en su esfuerzo. Si usted decide que una tabla de comportamiento es algo que usted gustaría tratar, aquí hay unas cosas que va a querer recordar:

• ¡Hágalo simple! Las tablas de comportamiento pueden variar dependiendo en las edades. Para un niño más pequeño, lo más simple que se pueda hacer la tabla sería mejor. Esto puede significar tener solo una cosa en cual se tienen que enfocar cada día, tal como colgar su abrigo después de la escuela, y cuando lo hayan hecho, reciben una calcomanía en su tabla. ¿Se le terminaron las calcomanías? Deje que colorean el espacio de ese día con un lápiz de color, lo cual puede ser igual de gratificante. Para niños de edad escolar, considere empezar con solo una cosa que tienen que hacer al día, y cuando se acostumbren a usar la tabla de comportamiento, puede añadir otro.

• ¡Hágalo positivo! Las tablas de comportamiento son para aumentar los comportamientos positivos. Si se concentra en aumentar los comportamientos positivos, los comportamientos negativos naturalmente se disminuyen. Si le esta frustrando que su hijo deja sus juguetes por toda la sala cuando se sienta en la mesa para comer, el comportamiento en cual se debería enfocar seria “Guarda tus juguetes antes de comer,” no “Deja de dejar tus juguetes en todas partes cuando vienes a comer.” ¡El uso de palabras positivas crea resultados positivos!

• ¡Hágalo nuevo! Tablas de comportamiento también se pueden modificar y usar de maneras creativas. ¿Por ejemplo, su tabla se le caí del refrigerador y se le pierde? Mejor trate de usar un frasco, y elija un premio que le quiere dar a su hijo, tal como canicas o gemas de fantasía, cada vez que vea el comportamiento positivo. Si cuando su hijo este mas grande se aburre con la tabla de comportamiento, o sus intereses cambian, puede cambiar el premio. En vez de las calcomanías de carita feliz, las puede cambiar por unas más maduras de superhéroes. Con el tiempo también puede notar que su hijo llegara a la edad en cual entiende que si llena su semana de calcomanías, lo llevaran a uno de sus lugares favoritos.

• ¡Siga haciéndolo! ¡Recuerde, con cualquier intervención de comportamiento, la clave es la consistencia! Si se le olvida premiar a su hijo por guardar sus zapatos en el armario cuando llega a la casa, probablemente empezara a olvidar guardar sus zapatos. Con consistencia, su hijo anticipara usar la tabla de comportamiento todos los días, y aun mejor, se emocionara al hacer las cosas por cuales sabe que recibirá un premio. ¿Un niño que se emociona al limpiar, escuchar, y compartir? Ese es la meta principal de la tabla de comportamiento. ¡Así que continúe su uso y eventualmente usted y su hijo serán un gran equipo!

¿Cuales son unos de los premios de la tabla de comportamiento que le gustan a su hijo?