La sensibilidad seguido se describe como la cantidad de reacción emocional que una persona tiene en diferentes situaciones. Olvidarse de situaciones intensas y seguir con su vida es fácil para algunas personas, mientras que otras personas siguen morando en el evento mucho después de que haya pasado. Seguido, los individuos muy sensibles lloran fácilmente y se sienten abrumados por situaciones caóticas. Muchos también reportan que sienten que pueden absorber las emociones de otras personas en el mismo cuarto; quizá pueden sentir la tristeza o emoción de un amigo antes de otras personas que no son tan sensibles.

Mientras que estas características son consideradas por algunas personas como una bendición y para otras como una maldición, puede estar seguro que estas emociones son completamente normales, solo más intensas para las personas que son sensibles. De hecho, la sensibilidad es una estrategia de la sobrevivencia porque nos ayuda a observar una situación antes de actuar. También nos permite interactuar positivamente con otros y demostrar consuelo y compasión.

Mientras la sensibilidad definitivamente es una emoción útil, también puede ser abrumador para aquellos que son altamente sensibles, especialmente los niños. Por ejemplo, un niño que se cae en el parque infantil quizá no le de mucha importancia, pero un niño que es altamente sensible quizá note que sus compañeros se rieron de él y piense en lo sucedido por varios días.

Es importante fomentar la sensibilidad de su hijo, y a la vez trabajar con él para encontrar maneras de afrontar sus pensamientos para que no se quede fijado en las situaciones intensas o negativas, causando preocupación innecesaria.

Ideas para encontrar el balance emocional para su hijo sensible incluyen:
• Ayudar a su hijo redirigir su sensibilidad a proyectos creativos. Individuos que son muy sensibles seguido benefician de tener una manera para desquitar las emociones que guardan. Haga tiempo para una “hora creativa” todos los días cuando usted y su hijo pueden pintar, dibujar, y/o escribir de sus emociones. Por ejemplo, hacer un diario creativo con su hijo es una manera divertida de hablar de los eventos de la vida de una forma relajada y discutir de las emociones y situaciones de las cual quizá no se sienta muy cómodo hablando.
• Dejarle saber a su hijo que no está solo. Aunque las situaciones tristes o abrumadoras son parte de la vida, siempre lo pueden buscar a usted cuando necesiten ayuda o quieran hablar de la situación. Trate de no disciplinar a su hijo por llorar a causa de una situación emocional. Mejor consuélelo y piensen de ideas de cómo se puede superar un tiempo difícil.
• Tratar de identificar técnicas de relajación que su hijo puede usar cuando se sienta abrumado. Mientras que usted le puede ofrecer un abrazo y palabras cariñosas cuando esta con su hijo, esto no siempre será el caso. Seguido, los niños son afectados por algo que sucede en la escuela o en la casa de un amigo. Piense de maneras de cual se puede relajar y rejuvenecer, tal como encontrar una esquina tranquila para respirar profundo, o puede llevar con él un artículo que lo hace sentir seguro y lo puede abrazar cuando se sienta molesto.
• Conectar su hijo con amigos quien fomenten sus puntos fuertes. Aunque hacer una cita activa para que los niños puedan jugar es una buena manera de desenfadarse de estar en la casa y usar su energía, es importante hacer tiempo con otros niños quienes conectan bien con su hijo sensible. Organice un día de artesanías para su hijo y un compañero que no es muy inquieto, o planee una caminata para que los dos se distraigan después de una semana larga. La naturaleza es muy tranquilizante y anima la paz y el balance hasta en los aventureros más pequeños.

Con un poco mas de compasión y dirección, su hijo sensible puede aprender a tener control sobre sus emociones intensas y ver su sensibilidad elevada como un regalo.

¿Que ha hecho usted para ayudar a su hijo sensible?

Referencias

https://www.psychologytoday.com/blog/creative-development/201106/the-highly-sensitive-child