Durante los últimos 30 años, la frecuencia de obesidad infantil en los Estados Unidos se ha multiplicado casi por tres. Con más de un tercio de niños clasificados actualmente como sobrepeso, nuestro país está enfrentando una lista de preocupaciones de la salud en nuestro futuro que sigue aumentando.

Niños que están sobrepeso enfrentan la posibilidad de los siguientes riesgos de la salud:
• Enfermedad cardiovascular
• Colesterol alto
• Presión sanguínea alta
• Pre-diabetes
• Diabetes tipo 2
• Problemas de los huesos o coyunturas
• Derrame cerebral
• Varios tipos de cáncer

Doctores han compartido que la causa de obesidad es por un desequilibrio calórico. Esto significa que niños están consumiendo más calorías que lo que gastan. Abordar el problema temprano y ofrecerles a los niños las opciones que son necesarias y saludables para mantener un estilo de vida balanceado es importante. Cuando intenta combatir la obesidad infantil también es importante recordar que el enfoque es en la salud del niño, no su peso.

Con este tema en mente, los siguientes consejos se pueden incorporar fácilmente a sus actividades diarias cuando los padres están buscando construir un estilo de vida más saludable para su hijo:

Guía por ejemplo
Los niños siempre están observando. Están constantemente viendo los adultos mientras que pasan por su día. Es importante para padres ser ejemplos positivos y que practiquen lo que quieren que sus hijos hagan. Si los padres están atentos de hacer elecciones saludables, sus hijos también lo estarán.

Coma la comida más importante del día
¿Ya sabe como todos dicen que el desayuno es la comida más importante del día? Pues es cierto. Comer empieza el metabolismo y ayuda a quemar calorías. Empezar el día con un desayuno bueno y saludable mueve el cuerpo para que trabaje temprano en la mañana y ayuda a sostener energía durante el día.

Camine, no maneje
Si la escuela de su hijo está dentro de una distancia razonable para caminar, camine con él. La clave es que su hijo se mueva. Caminar a la escuela puede ser una experiencia divertida. Tome ese tiempo para disfrutar la brisa de la mañana y tiempo de calidad con su hijo.

Disfrute de meriendas saludables
Hace casi 30 años, los niños comían una merienda por día. Hoy, los niños comen un promedio de seis al día. Cuando usted le hace el almuerzo que su hijo se lleva a la escuela, asegure de incluir opciones saludables para la merienda, tal como fruta fresco, yogur, bocadillos mezclados hechos en casa, o vegetales. Usar los moldes de galletas para cortar melón, queso, o los emparedados de su hijo en figures divertidas es una manera fácil de hacer las comidas diarias más atractivas.

Promover el recreo o clase de gimnasia
Todos los niños beneficiaran del recreo o clase de gimnasia. Unos de los beneficios incluyen músculos y huesos más fuertes, riesgo más bajo de tener Diabetes Tipo 2, y posiblemente reducir la presión sanguínea. Si la escuela de su hijo no ofrece clase de gimnasia, anime a su hijo a ser activo durante el recreo, jugando juegos o caminando por el área de recreo.

Inscríbalos en deportes después de la escuela
¿Por qué no inscribir a su hijo en un deporte? Aparte de hacer ejercicio, su hijo también aprendera la importancia de trabajar en equipo, conocer a personas nuevas, y tratar experiencias nuevas. Trabaje con su hijo para encontrar el deporte o actividad extracurricular que es apropiado para él. No importa que deporte es, lo que si importa es que su hijo está participando en actividad física mientras que pasa la tarde con sus amigos.

Coma en la casa
Una razón grande por cual la obesidad ha estado aumentando es porque, de promedio, hogares americanas salen a comer más frecuente que hace 30 años. Sentarse en la mesa de la cocina a comer como familia y disfrutar de una comida casera saludable es gran manera de enseñar los beneficios de comer en la casa. Aun mejor sería invitar a su hijo a ayudarle a preparar la comida para que pueda ver el tiempo, amor, e ingredientes saludables que se usan para prepara una comida casera. ¡Asegure de añadir una ensalada o lado de vegetales!

Control de porciones
Hace mucho que han pasado los días cuando a los niños se les obligaba comer todo lo que estaba en sus platos. Enseñarles como controlar las porciones que comen y como parar cuando se llenan les beneficiara por el resto de la vida.

Limite el tiempo en frente de pantallas
Niños están pasando casi 30 horas a la semana en frente de un televisor o aparato de mano. Use esas 30 horas para ayudar a su hijo con su tarea, leer un libro, jugar un juego familiar, o salir a jugar con amigos.

Duerma bien
El sueño saludable ayuda a construir un cuerpo saludable. Menos horas de dormir en la noche aumenta el riesgo de ser obeso. Estudios demuestran que para cada hora adicional que los niños duermen, el riesgo se reduce por 9%. Así que asegure que su hijo se acueste a dormir a una hora apropiada y tenga el descanso que necesite.

Tiempos que recomiendan dormir basados en la edad son:

 

Recién Nacidos

(0–2 meses)

12–18 horas

Bebes

(3–11 meses)

14–15 horas

Niños Pequeños

(1–3 años)

12–14 horas

Pre-escolares

(3–5 años)

11–13 horas

Niños de edad escolar

(5–10 años)

10–11 horas

Adolescentes

(10–17 años)

8.5–9.25 horas

Adultos

 (18 años +)

7–9 horas

(Recurso: Centro Para Control y Prevención de Enfermedades)

Como padre, es importante educar a sus hijos de los riesgos de un estilo de vida no saludable y proveerle con el apoyo que necesita para hacer las decisiones correctas. Comparta esta información con su familia y ayude a combatir la obesidad infantil. Ayude a hacer el futuro de su hijo uno saludable.

¿Como asegura usted que su hijo este viviendo una estilo de vida saludable y activo?

Revisado por Melissa Hendrickson, Enfermera Registrada y Directora de Servicios de Salud en Penfield Children’s Center.

Boyse, Kyla, RN. “Television and Children.” Your Child Development & Behavior Resources, A Guide to Information and Support for Parents. 4 October 2013. University of Michigan Health System. http://www.med.umich.edu/yourchild/topics/tv.htm.