Cuidando a un niño es uno de los trabajos más importantes que va tener, y asegurar que lo está haciendo bien puede ser abrumante.  Una de las maneras de asegurar que su hijo este sano y protegido es con vacunarlo. Los niños menores de dos años de edad están especialmente vulnerables a las enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas y deberían de recibir la mayoría de sus vacunas antes de su segundo cumpleaños. El uso apropiado de inmunizaciones es esencial para ayudar a mantener a todos más seguros.

Aunque la mayoría de las inmunizaciones aún se requieren dar por inyección y las inyecciones pueden ser dolorosas,  el efecto de no dar la inmunización puede ser mucho peor que la incomodidad temporal de la inyección. Bebes pequeños se pueden enfermar gravemente de enfermedades que se pueden prevenir con vacunas. El calendario de inmunizaciones dado por el Centro del Control de Enfermedades es diseñado para proteger a niños pequeños cuando están más vulnerables a infecciones serias y antes de que sea probable que estén expuestos a enfermedades potencialmente serios.  Muchos padres se preocupan de los efectos secundarios al inmunizar a sus hijos, pero la evidencia demuestra que los efectos secundarios más comunes siempre son leves y pueden incluir enrojecimiento e hinchazón en el sitio de la inyección. Efectos secundarios serios, como una reacción alérgica, puede ocurrir pero son muy raros y el doctor de su hijo está entrenado para tratar ese tipo de reacción.

 

Unas de las enfermedades que se pueden prevenir con las inmunizaciones incluyen:

  • Influenza (gripe)
  • Difteria
  • Hepatitis tipo B
  • Sarampión
  • Paperas
  • Tos ferina
  • Polio
  • Rubéola
  • Tétano

 

¿Cómo funciona una inmunización?

Su sistema inmune le ayuda al cuerpo a luchar contra los gérmenes al producir substancias que los combaten. Cuando lo ha hecho, el sistema inmune “recuerda” el germen y lo puede vencer otra vez. Inmunizaciones contienen gérmenes que han sido matados o debilitados. Basado en el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, cuando se dan a una persona sana, la inmunización causa que el sistema inmune responda y de tal manera crea la inmunidad. Si tiene preguntas o preocupaciones sobre las inmunizaciones, es mejor hablar con el doctor de su hijo.

También es importante saber que los niños con necesidades especiales si pueden y deben de ser inmunizados. Si su hijo tiene necesidades especiales o cualquier preocupación de la salud, asegure de hablar con su doctor. Ciertas alergias, condiciones de la salud, y/o medicamentos pueden interferir con la manera en cual funcionen las inmunizaciones en su hijo o puede aumentar su riesgo  a los efectos secundarios. Se puede crear un plan especializado de las inmunizaciones para asegurar que cumplan con las necesidades individuales.

 

Tenga en mente que las inmunizaciones también son importantes para los adultos tanto como a los niños y usted también se debería de proteger. Unas inmunizaciones que deberían de recibir los adultos son:

  • Influenza (gripe)
  • Hepatitis tipo A
  • Hepatitis tipo B
  • Virus del papiloma humano (HPV)
  • Sarampión, Paperas. Rubéola (MMR)
  • Meningococo
  • Neumococo
  • Tétano, Difteria, Tos Ferina (Td/Tdap)
  • Zoster (culebrilla)

 

¿Por qué cree que es importante vacunar a su hijo?

 

Mel Hendrickson es la Directora de Servicios de Salud y una Enfermera Registrada en Pediatría. Ella tiene experiencia trabajando con la populación pediatra en Salud Comunitario, Cuidado de Pacientes Internados, y Cuidado Critico. También es certificada en Apoyo de Vida Avanzada en Pediatría y Resucitación Neonatal. También está en el Consejo de Aviso en Enfermería en Bryant & Stratton College.