Uno de los trabajos más importantes cuando uno está creciendo es el aprender la relación causa y efecto. Los niños pequeños desarrollan está habilidad cognitiva para toda la vida por medio de explorar sus mundos activamente. Cuando su bebé agita los brazos en la bañera para causar que el agua salpique, está usando el método de ensayo y error para descubrir las reglas de como las cosas alrededor de ellos funcionan y como ellos tiene una función para causar que las cosas ocurran.

La meta suya durante la niñez de su bebé será mantener su hogar lo más seguro posible para que su niño pueda experimentar la relación causa y efecto de manera que le permita aprender las lecciones importantes: ¿Que pasa cuando se empuja una torre de bloques? ¿Que pasa cuando se saca una gaveta completamente? ¿Que pasa cuando una taza de leche se deja caer al piso? Pero, la curiosidad natural de un niño puede causar unos efectos que traen unas lecciones muy costosas – los daños sin intención son la causa más común para las muertes de los niños mayores de un año. Este artículo se concentra en las maneras de evitar una lección en la relación causa y efecto que es muy costosa y que ocurre muy frecuentemente: las armas de fuego que están en el hogar que son accesibles por los niños.

Se calcula que las pistolas están presentes en una tercera parte de los hogares con niños en los Estados Unidos. Eso quiere decir que son peligros que son sumamente comunes. Muchos padres esperan mantener a sus hijos seguros manteniendo las armas de fuego fuera de la vista. Pero porque los niños tienen una curiosidad de las pistolas, la cual es natural y apropiada con respecto al desarrollo, la edad más común para que un niño se dispare accidentalmente y se mate es tres años. De hecho, la mayoría de los disparos accidentales y auto infligidos ocurren en los niños que tienen menos de cinco años de edad.

Alrededor de la mitad de estos tiroteos accidentales ocurren en el mismo hogar del niño. Si a usted o a su pareja les pertenece algún arma de fuego, por favor edúquese sobre las prácticas de guardarlos en los lugares seguros, tales como estas que son recomendadas por El Proyecto Seguro Para los Niños de la Fundación Nacional de los Deportes de Tiro (the National Shooting Sports Foundation’s Project Child Safe).

Las armas de fuego descargadas se deben guardar en un gabinete de pistolas, caja fuerte o caja de almacenamiento y siempre bajo llave. La munición debe estar guardada en un lugar bajo llave diferente que las armas de fuego. Guarde las llaves para la pistola y la munición fuera del alcance de los niños y en un área diferente de donde normalmente guarda las llaves de la casa. O, use cerraduras biométricas que solo permiten que el dueño de la pistola tenga acceso a la pistola o a la munición.

Los aparatos para cerrar las pistolas con llave (cerraduras del gatillo o cerraduras de los cables) rinden a las pistolas inoperables y aunque no son una sustitución para guardarlas seguramente, se pueden usar adicionalmente.

Revise bien las armas de fuego para confirmar que están descargadas cuando las remueve del almacenamiento. Los accidentes pueden ocurrir si un miembro familiar presta una pistola y la regresa al almacenamiento cuando todavía está cargada.

Los adultos nunca deben dejar cualquier arma de fuego sin atender cuando las está manejando o limpiando, aún por un solo momento.

Si existe algún factor de riesgo tal como alguna enfermedad mental, abuso de drogas/alcohol, o si la violencia existe dentro del hogar, asegúrese de que las armas de fuego estén fuera del alcance a esos niños mayores o adultos en riesgo también.

Adicionalmente, por que alrededor del cuarenta por ciento de tiroteos accidentales de los niños pequeños ocurren en el hogar de un amigo/amiga o familiar, es importante preguntarle a cualquier persona que reciba a sus hijos sobre las prácticas del almacenamiento en el hogar de ellos también. Esto incluye a los vecinos, la familia extendida, las niñeras, y los padres de los amigos. Haga preguntas hasta que se sienta confiado en que cualquier arma de fuego no solo se guarde pero esté cerrada bajo llave. La campaña de Asking Saves Kids (Preguntando Salva A Los Niños) para the American Academy of Pediatrics (La Academia Americana de Pediatría) y the Coalition to Prevent Youth Violence (La Coalición Para Prevenir La Violencia Entre Los Jóvenes) recomienda que uno pregunte sobre las pistolas junto a otros problemas que uno normalmente hablaría antes de llevar a su hijo al hogar de alguien tal como los asientos de seguridad, los animales, o las alergias.

Es el trabajo de un niño tocar, explorar y probar cosas nuevas con un esfuerzo continuo para descubrir su mundo. Trabajando juntos, usted y sus amigos, vecinos, y familia pueden ayudar a que su hijo pueda ejercitar su curiosidad para que pueda seguir aprendiendo esas lecciones beneficiosas para ayudar a que sus cerebros crezcan.

¿Que medidas toma usted para asegurar que su hogar y los hogares que visita su hijo estén seguros para su hijo?

Anneliese Dickman es la investigadora de pólizas y de los programas en Penfield Children’s Center. También es la líder de comunicaciones para el capítulo de Wisconsin de Moms Demand Action for Gunsense in America (Las Mamás Exigen Acción Para El Sentido de Pistolas en America). Su experiencia en pólizas la tiene en la educación de la primera infancia, las reformas educacionales y en la prevención de la violencia con pistolas.

Otros Recursos:
Protecting Your Child from Gun Injury: A Child’s Curiosity Can Lead to Severe Injury or Death,” from the Massachusetts Medical Society
Your Child is on the Move: Reduce the Risk of Gun Injury,” from the American Association of Pediatrics
Raising Safe Kids: One Stage at a Time,” from Safe Kids Worldwide

Luo , Michael and Mike McIntire. “Children and Guns: The Hidden Toll,” The New York Times, 28 September 2013. <http://abcnews.go.com/blogs/headlines/2014/01/kids-and-guns-by-the-numbers/>.

“Report to the Nation: Trends in Unintentional Childhood Injury Mortality, 1987-2000.” National Safe Kids Campaign. May 2003. <http://www.co.ho.md.us/WorkArea/DownloadAsset.aspx?id=4294968673>.

“State Advocacy Focus: Safe Storage of Firearms.” American Academy of Pediatrics, December 2013. Web. 25 February 2014. <http://www.aap.org/en-us/advocacy-and-policy/state-advocacy/Documents/Safe%20Storage.pdf>.