Los niños menores de la edad escolar son curiosos y se pueden meter a cualquier cosa. Aunque hay muchas cosas peligrosas que pueden ser atractivas para un niño pequeño, las siguientes son los venenos potenciales más comunes que los papás deben de monitorear:

El Cloro y el Detergente de Lavar la Ropa que Está Altamente Concentrado
El detergente de lavar la ropa y el cloro para las máquinas de lavar que son de alta eficiencia son sumamente concentrados. Combine ese hecho con los paquetes multe-coloreados y blandos que tienden a verse como los dulces, y los niños no solo están interesados, si no también se pueden enfermar muchísimo al ingerir una cantidad pequeña. Los niños no deberían tener acceso al cuarto de lavar la ropa. Las cosas de lavar deben ser puestas en un estante alto y guardadas inmediatamente al regresar de la tienda.

Drogas Recetadas y Medicamentos para el Dolor sin Receta
Muchos cuidadores toman una variedad de medicinas. Específicamente, asegúrese de mantener las medicinas para la diabetes, el corazón y los anti-depresivos lejos de los niños. De acuerdo al Journal of Pediatrics (La Revista de Pediatría), las medicinas para la diabetes de acción prolongada son las más probables de resultar en la admisión de los niños al hospital y de causar daño después del envenenamiento accidental. La mitad de los niños que se han tomado esas medicinas se han quedado en el hospital bajo observación y como el veinte por ciento han tenido daño moderado a severo. Solo una pastilla de ciertas medicinas recetadas para los adultos ha resultado en las muertes de niños pequeños. Las medicinas para el dolor también proponen un riesgo sin importar si son medicinas recetadas como el hidrocodóne y tramadol o medicinas sin receta tal como el acetaminofén y el ibuprofeno. Todas estas medicinas rápidamente pueden terminar en la boca de un niño pequeño cuando caen en la mesa o en el piso. Mantenga sus medicinas bajo llave en el botiquín y en un envase seguro para los niños. Si usted ya no necesita sus medicinas recetadas busque un lugar de eliminación segura en su área. El día nacional de devolver las medicinas recetadas es el 27 de abril del 2015.

Las Vitaminas de los Niños
Mientras proporcionan una manera fácil para que los niños se tomen sus vitaminas, las vitaminas gomosas también han contribuido a que los niños se coman demasiadas. El Centro de Veneno en Wisconsin (The Wisconsin Poison Center) recibe varias llamadas de niños que se han tomado un puñado de vitaminas gomosas. La mayoría de veces estas llamadas no se convierten en situaciones que requieren atención médica, solo en malestar del estómago. Pero, si las vitaminas contienen hierro, pueden ser peligrosas en cantidades grandes. Una buena práctica sería que usted se encargue de entregarle a su hijo las vitaminas y que regrese la botella al botequín que está bajo llave o fuera del alcance.

La Gasolina y los Diluyentes de Pintura
Puede ser que aparente extraña incluir esto en la lista, pero muchas veces estas sustancias se cambien a frascos nuevos que son más accesibles a los niños. Aún si una cantidad pequeña de este líquido se ingiere y es aspirado a los pulmones puede causar neumonía química. No hay que subestimar la curiosidad de un niño. Mantenga la gasolina, los diluyentes de pintura, líquido para encendedores, cera para los muebles, etc. arriba y lejos de su niño en todo momento. Si usted tiene a su hijo afuera con usted mientras está trabajando en un proyecto, asegúrese de mantener estas sustancias lejos de su hijo.

Meg Lesnick es la Especialista de las Relaciones Externas del Centro de Envenenamiento de Wisconsin. El Centro de Envenenamiento de Wisconsin es un programa del Hospital de Niños de Wisconsin que está localizado en Milwaukee. El programa proporciona información sobre el veneno a todos los individuos de Wisconsin por gratis y 24 horas al día.