Escrito por: Stephanie Shabangu, Penfield Children’s Center
Repasado por: Kelsey Sorvick, RN, Penfield Children’s Center

Los meses invernales pueden ser un gran tiempo para una multitud de actividades externas, tal como esquiar, caminar por la nieve, pasear en trineo, y construir muñecos de nieve. Niños (y adultos) seguido tienen dificultad estando encerados por demasiado tiempo, y un poco de aire fresco definitivamente le puede hacer bien al cuerpo y la mente. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los niños pueden ser rápidamente afectados por el frio si no están vestidos apropiadamente, aunque ellos no lo demuesten. La idea de regresar a la casa en pleno juego puede ser difícil para los niños, así que es posible que no expresen que sienten demasiado frio. De hecho, el frio puede causar congelación que puede dañar la piel del niño. La congelación sucede cuando la piel se congela y puede ser leve, solo afectando algunas capas de piel, o más severo, cuando penetra hasta el hueso o musculo. Los dedos de los pies y las manos, la barbilla, la nariz, las mejillas, y las orejas son las áreas más afectadas por la congelación.

Señas que su hijo tiene congelación:

  • Su piel esta adormecida o siente hormigueo
  • La piel enrojecida se hincha y emblanquece
  • Formación de ampollas
  • Endurecimiento de los músculos y coyunturas

Si sospecha que su hijo tiene congelación, páselo a la casa inmediatamente y solicite ayuda médica. La congelación de los pies puede causar que sea difícil caminar, así que asegure de cargarlo. Mientras que espera que un doctor admite a su hijo, asegure de mantenerlo calentito con una cobija y líquidos calientes. Si los dedos han sido afectados, sumerja los dedos de su hijo en agua tibia (¡no caliente!) hasta que recupere sentido en esa parte del cuerpo. No frote el área de congelación porque esto puede molestar las ampollas en la piel y causar infección. También preste atención a los movimientos y comportamientos de su hijo. Escalofríos extremos, cansancio, y pérdida de coordinación son señas que quizá también tenga hipotermia.

La congelación mínima es una forma menos severa de irritación a causa del frio. Usualmente afecta las mismas áreas que la congelación pero no requiere de atención médica inmediata. La congelación mínima usualmente causa que la piel se enrojezca y se sienta un poco adormecida. Si nota esto en su hijo, remuévalo del ambiente frio inmediatamente y caliéntelo con una cobija. Si se empiezan a presentar síntomas de congelación, busque ayuda médica.

La mejor manera de tratar la congelación es prevenir que suceda. Siempre vista a su hijo en ropa apropiada para el clima y asegure de arropar sus manos, pies, y orejas bien. Vestirlo en varias capas de ropa puede ayudar a mantenerlo calentito. También pase a su hijo a la casa regularmente para que coma una merienda y se caliente. Reviselo seguido para ver si tiene señas de congelación o congelación mínima. Si la temperatura baja a menos de 5 grados Fahrenheit, no permita que su hijo juegue afuera por periodos extendidos. Finalmente, cuide si su ropa se moja a causa de la nieve. Cambie sus calcetines, guantes, y cualquier otro artículo de ropa que se ha mojado.

Además de estos consejos preventivos, es importante evaluar los riesgos antes de que su hijo salga a jugar al frio. ¿Su hijo tiene alguna condición médica que afecta su manera de sentir el frio, tal como mala circulación o diabetes? ¿Su hijo ha tenido congelación anteriormente? Estos factores, y muchos más, pueden afectar como el cuerpo de su hijo responde a las temperaturas severas.

Mientras que es importante ser vigilante, también es importante decir que con un poco de precaución y cuidado extra, su hijo puede disfrutar de un invierno divertido y evitar sentirse muy encerrado.

¿Qué pasos ha tomado para asegurar que su hijo pueda jugar seguramente cuando esta frio?

 

Referencias:

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/frostbite/basics/definition/con-20034608

https://www.urmc.rochester.edu/encyclopedia/content.aspx?ContentTypeID=90&ContentID=P02820

http://kidshealth.org/en/parents/frostbite.html